"La maravillosa sra. Maisel": vuelve una de las poderosas delicias de Amazon Prime

A Rachel Brosnahan la teníamos vista de antes. Su primera aparición “gloriosa” fue en “House of cards” y la industria, que sabe perfectamente dónde encontrar intérpretes dúctiles y en permanente romance con la cámara, le echó el ojo para una producción que quedará para la historia de la televisión.


Y en esta contemporaneidad (desde su nacimiento en 2017) encuentra pocos apuntes que le disputen el podio. Sumemos “Succession” (HBO Max) y una serie injustamente poco mencionada como lo es “El ferrocarril subterráneo” (Amazon Prime).



Sí, hablamos de “La maravillosa sra Maisel”, esa joya fastuosa, hipnótica y extraordinaria en muchos aspectos que es producción original de Amazon Prime y se ganó todos los premios que encontró a su paso desde el mismísimo nacimiento: 20 Emmys y 3 Globos de Oro.

Los por qué del éxito son muchos.


Se trata de un producto televisivo que se nutre de múltiples géneros cinematográficos para desplegarse: el musical, la comedia de enredos, la comedia romántica y el melodrama. Y a ellos les adicionan apuntes bien propios del lenguaje televisivo: especiales de humor, personajes con los que vamos empatizando capítulo a capítulo, y pizcas de aquellas comedias de tv al estilo “Yo amo a Lucy”; que por estos días tiene también un revival con “Being the Ricardos”, nominada al Oscar.


Pero “La maravillosa sra Maisel” no es solo una buena articulación de géneros y lenguajes sino también una historia poderosa. Tanto que, como muy pocas series, admite más de una temporada. De hecho, la noticia es que el 18 de febrero se estrenará por Amazon Prime su cuarta entrega.


Antes de continuar contaremos que la trama de “La maravillosa sra Maisel” se basa en una chica judía de la alta burguesía neoyorkina, que desoye todos los mandatos familiares y sociales, y se enrola en las filas de una práctica artística naciente por aquellos años en Estados Unidos: el stand up.


Midge Maisel es la damita en cuestión y encuentra en Brosnahan una carnadura única.

Esta serie es tan precisa en la decisión de casting, no solo por la protagonista principal sino por todos los personajes secundarios (Tony Shalhoub en el rol del padre es uno de los tantos ejemplos), que cada capítulo de la trama se transforma en festín de personalidades, acciones y reacciones gustosas entre todos ellos.


Seguimos con los logros, esta vez técnicos. Pocas producciones concebidas para la televisión tienen tal precisión y claridad conceptual para lograr sus ambientaciones de época: vestuario, escenografía, locaciones, fotografía, iluminación, texturas y colores y más.



Si es preciso seguir enumerando perfecciones podemos continuar con el guión de cada temporada: jamás decae, las subtramas sostienen y enaltecen el trama principal, los personajes se vuelven cada vez más complejos y diáfanos a la vez, y las peripecias que se les reserva a cada uno son tan atractivas que las atmósferas y los climas no se rompen nunca.


“La maravillosa sra Maisel” es perfecta. Y ha tenido el logro de sostener una estatura dignísima en sus tres temporadas anteriores. Tal proeza es una vara alta para lo que vendrá en estos próximos capítulos de la cuarta edición.


Este viernes 18 Rachel Bosnahan volverá al centro de nuestros dispositivos (sea el que sea que utilicemos para el streaming) para entregarnos un paso largo en la década del ‘60: ¿avanza en la producción musical? Así lo parece, si nos guiamos por el tráiler que ya está azuzando los ánimos.


El tándem de Midge Maisel y su representante Susie Myerson (la inefable Alex Borstein) dejó la tercera temporada allá por 2019 en un escabroso momento: al borde del triunfo, luego de tanta lucha contra el patriarcado puritano yanki de fines de los ‘50, meten la pata a lo grande. Sin dinero, difamadas y con las puertas de la gloria del stand up cerradas tienen que plantearse un reinicio.


De eso va esta extraordinaria creación de Amy Sherman-Palladino que volverá a apostar, a través de la sátira, al resurgir femenino, los planos secuencia en una coreografía de precisión, y diálogos tan carnosos y chispeantes como los de “Hacks” (HBO Max); para subir la vara de las estrellas invitadas a este show: Kelly Bishop, Milo Ventimiglia, John Waters y Jason Alexander.



Luego de la pandemia que detuvo la continuidad brillante de este prodigio en 2019, hay que retomar el ritmo y sacarle el jugo a la espera. “Creo que una de las mejores partes de poder volver es que es un programa que ya tiene construida una base, hay una serie de cuestiones que ya están en su lugar y fuimos capaces de conservar mucho del ADN de lo que hace a la identidad de esta serie. Además, sentimos alegría de poder volver a este programa que te lleva a un tiempo en que nada de esta mierda existía todavía, es una burbuja”, dice Boshanan para Télam.


“La comedia se alimenta de la opresión, de la falta de poder, de la tristeza y el desengaño, del abandono y la humillación. ¿A quién diablos describe eso más que a las mujeres? A juzgar por esos estándares, solo las mujeres deberían ser graciosas”, dice Midge en uno de sus episodios anteriores.


Sobre esta idea, lo que viene es la reinvención de estas dos guerreras que tienen huestes dispuestas a acompañarlas en todas las audiencias del mundo global.

17 visualizaciones0 comentarios